LITTLES ICEBERGS

By SONIA FIDES, June 19, 2017








LITTLES ICEBERGS

A Pilar Bellver porque le gustaría como a mí que lo objetos pudiesen ser libres

Vuelve a cambiar el tiempo
y las personas se reinician
en un intento de no perder el favor de los calendarios.
Nadie quiere morir
aunque esa sea la única certeza
que vayamos a poder agradecerle a Dios.
Los brazos quedan cubiertos
por chaquetas que pican porque ya no es invierno.
Las piernas son pequeños icebergs
que nos impiden comportarnos como atletas.
Trato de no mirar la ruinosa apariencia de las calles, 
a los hombres  que se encorvan  porque les habla el viento
y a las mujeres que castigan a sus vestidos
dejando caer sus manos sobre ellos.
Es evidente que los objetos nunca podrán ser libres.
Conduzco despacio, 
el parabrisas de mi coche es un mar oscuro,
un enemigo más.
El enemigo que no se espera en esta época del año.


Sonia Fides