LA HIJA DEL COMUNISTA. AROA MORENO.CABALLO DE TROYA.

By SONIA FIDES, March 19, 2017






LA HIJA DEL COMUNISTA. AROA MORENO.CABALLO DE TROYA.

"La nieve sabe igual en todas partes" dice Katia la heroica protagonista de esta novela de amor y guerra fría mientras busca su destino. Y la imagen no se deshace mientras dura esta intensa y poética historia de amor unilateral, de exilios, de hijos sin patria y de padres que se pudren dentro de su rutina mucho antes de que llegue esa muerte que deja quietos a los hombres bajo la tierra sin respetar las ansias de eternidad que siempre tienen.
La hija del comunista es una novela bellísima, de un lirismo que deja sin aliento en ocasiones, pero cuyo ritmo narrativo destruye los hermosos paisajes previamente construidos en demasiadas ocasiones. Sin embargo es una novela que hay que leer porque defiende a su protagonista con  uñas y dientes y defiende a toda una generación. Una novela en la que queda reflejada con precisión que lo que el amor le exige a una mujer jamás se lo exigirá a un hombre. Una novela en la que refleja con contundencia y con pulso firme como las quimeras del comunismo acabarían por ser heridas, zanjas en las que los cuerpos caídos jamás podrán descansar. Es la historia de un sueño que acabó como lo hacen los mejores sueños, siendo una pesadilla insoportable bajo un cielo que lanzaba su aliento feroz contra quien habitaba debajo de él.
Hay postales que acaban convertidas en mosaicos a los que la pena, la injusticia, la insatisfacción, la desilusión o la traición acaban por arrancarle sus mejores imágenes. La hija del comunista está llena de fotogramas filosos que convierten la epidermis de quien lee en un papel lleno de marcas que sólo podrá descifrar la memoria. Katia dejará huella en quien profundice en esos momentos de superficialidad tan bien escogidos por la narradora(Aroa Moreno(Madrid, 1981), un recurso literario que pondrá de manifiesto todo aquello que la vida  nos roba cuando nos empeñamos en vivir lo que no nos corresponde vivir.
La hija del comunista muestra paisajes inhumanos, luces que parecen sombras que han venido para destrozar la carne de Katia, palabras que nos serán difíciles de creer y actitudes que acabarán resultando ser como esas malas digestiones que trae a los estómagos el más feroz de los inviernos, el del desarraigo, porque no pertenecemos al lugar en el que nos hace detenernos nuestra partida de nacimiento sino que pertenecemos a ese paraíso o a ese infierno que forma la memoria de quienes nos preceden.
Los espejos de carne como materia de defensa quedan perfectamente construidos en La hija  del comunista, ya lo leerán ustedes, porque si ahora les contara las dimensiones que los construyen acabaría con la magnífica posibilidad de que leyeran esta eficaz "epopeya" , de que se subieran a la hermética y fascinante troika metálica en que Katia viaja en medio de la noche para alcanzar la mano de un hombre. La poesía en las revoluciones siempre la escriben los movimientos de las mujeres.
No se la pierdan, en ella están contenidas algunas de las más hermosas mentiras que ha construido la historia para la humanidad.
Sonia Fides