LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

By SONIA FIDES, October 16, 2018








LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

No siempre la destrucción tiene la generosidad de abrirle un sendero al futuro y eso lo sabe muy bien Fernanda Trías (Montevideo,1976) autora de la desconcertante, imprescindible y claustrofóbica novela La azotea. Y que paradójicamente otorga una libertad inusual a la protagonista de su novela al colocarla en una posición escasamente relatada en la literatura. Clara es una mujer poderosa e imaginativa, un enigma lleno de belleza mientras dura la historia. Una protagonista cruel y omnipotente, una mujer sin límites enclaustrada entre cuatro paredes y dos corazones. Una mujer que sabe vivir sin hacerse preguntas y sin contestarlas y de cuya boca sale una desconcertante y feroz prisión. Todo en su discurso es un misterio de fuertes mandíbulas. Todo en su cabeza es una operación matemática de la que irá poco a poco olvidando la manera de resolverla. Todo en su alma depende de un aire ficticio que va devorando su porvenir, todo a su alrededor es un espejismo de brazos cada vez más fuertes.
La azotea es reordenar el futuro de la imaginación y de la literatura. Es desmontar a Kafka, despojar a la a la imaginación de su atildamiento y licuarlo hasta convertirlo en un veneno que quiere explorar cada rincón de la memoria del lector. Es un libro hermoso y peculiar, destrucción útil de la comodidad literaria. Una metáfora de exactitud ingobernable. Fernanda Trías le revienta la tapa de los sesos a la perversidad a ratos provinciana de Nabokov y hace de su novela un todo indescifrable y cristalino a partes iguales, una paradoja que le cambia el sentido a la sangre. Trías golpea los tabúes, los convierte en sparrings de caras deformadas. Desordena la tradición de las familias literarias y acerca cuerpos que otros autores alejarían como aleja Dios la salvación a los más desfavorecidos. Ahora las luces apagadas y las ventanas tapadas favorecen a la hija y no al padre. Ahora el pecado es una Matrioska que nadie se atreverá a abrir. En esta novela las mentiras tienen el mismo valor que las verdades. Hay un mancha que señala cada palabra, cada movimiento, la respiración de cada uno de  sus protagonistas. La hija dice:
"Por momentos me parece oír ruidos en la escalera. Difícil estar segura por que el silencio es tal que hasta tiene sus propios sonidos. Es cómico como al final ellos logran invadirme: de dentro hacía fuera, instalando la duda como quien planta una hierba mala. Lo que me tranquiliza es saber que no van a poder llevarse nada de lo que fue mío. Sólo van a encontrar un ropero con los trapos viejos de Julia, unos muebles sin valor. y a mí, que estoy igual que esta casa: llena de cosas muertas"
El padre dice:
"Esto pasa—dijo—Que Dios nos perdone"
La desesperación construye cínicos de lenguaje certero. La  introspección construye monstruos diletantes imposibles de derribar.
Son muchas la incógnitas deglutidas dentro del estómago de este libro,  pero serán ustedes quienes deban resolverlas. No dejen de leerla, corran el riesgo y dejen que se meta en su carne de esa manera rotunda en que se mete la tierra dentro de una herida que no se espera.
Sonia Fides (Madrid,  16/10/18)
La presentación de la novela será el próximo 24 de octubre en Tipos infames. Y debería ser cita ineludible.