EL GRAN SALTO. JONATHAN LEE.422 PÁGINAS. LIBROS DEL ASTEROIDE

By SONIA FIDES, July 30, 2017





EL GRAN SALTO. JONATHAN LEE.422 PÁGINAS. LIBROS DEL ASTEROIDE
Llega un momento en la vida de un ser humano en que queda atrapado en el camino de los sueños o en el de los fantasmas. No hay más salidas que su memoria o su mirada puedan enfocar. Quizás por eso Jonathan Lee haya escrito El gran salto, porque no hay abismo como el que ofrece la juventud y los sueños con que el destino acaba asfixiando a quien vive en ella. O quizás lo haya hecho cansado de ver hombres que caminan arrastrando tras de ellos la carne de feroces fantasmas. Sea por lo que sea, El gran salto es un acierto colosal porque engloba las vidas, las muertes, los sueños y los ideales de un país y de  muchas generaciones. Y en ella el autor nos cuenta un hermosa epifanía,  una resurrección ambiental y emocional que conmueve y destruye en un equilibrio a priori inverosímil tratando el tema que trata.
Corrían los años ochenta, Margaret Tatcher, dominaba el mundo anglosajón desde su imperturbable manera de estar viva.  Corrían los años ochenta y  aún existían jóvenes, y no tan jóvenes, cuyos sueños eran una herida abierta para los poderosos.  Había cadáveres por todas partes, bares que saltaban por los aires, brutalidad policial, represión y presión social, pero también existían espejismos, ese fatal alimento que envenena a algunos hombres. A hombres como el colosal, Dan, protagonista indudable de esta novela salpicada, de retos, deseo, lealtad y de una brutalidad estricta, sin alardes innecesarios que mantiene en vilo las esperanzas y los anhelos del magnífico elenco que Lee despliega a través de las páginas de esta fascinante historia de sueños rotos, de rencores y tragedias, de justicia menor y dentelladas en medio de las llamas o en medio de una noche en la que todo debía estar en calma.
Amores no correspondidos y lucha armada son dos de los grandes testigos con que esta novela atrapa al lector. Pero hay mucho más entre las líneas de esta novela en la que la verdad se enrosca sobre la mentira para crear un bicefalia tan atractiva como trágica.
Freya, Moose, Dan, Marina, El capitán, Dawson, John el surfista y tantos otros caminan sobre las exquisitas y políglotas sombras con que el autor va oxigenando la historia. Lee, sabe que todas  las luchas acaban alimentadas por perdedores, y que hay radares que nunca fallan. Sin embargo esta es la historia de una victoria, aunque en ella pierdan todos y cada uno de los protagonistas.
Basada en hechos reales, pero reinterpretada con la maestría de quien no teme al poder de una verdad manipulada, El gran salto es una novela que convence y vence, que hace que el lector se enamore de la discreción de un asesino, de sus dudas, que simpatice con ese hijo que defiende a su madre bajo los estigmas que sus movimientos van dibujando sobre ella y que en contraposición no reparará en los árboles genealógicos que sus acciones arrancarán de raíz. Pero qué quieren aquellos que con sus acciones crean monstruos, de saliva exacta y corrosiva, de pulso inamovible y objetivos claros. El gran salto es una novela diario en la que cada uno de los implicados en ella, irá escribiendo su testamento, pero no testamento vital, sino el testamento que escriben sus anhelos, esos muchachos de caligrafía irregular que agitan el pulso leve  a aquellos hombres y mujeres que no quieren darse por vencidos. Dios no están en todas las casas  y esta novela lo demuestra tantas veces como es necesario, pero lo hace sin permitir que el demonio salga a escena, no quiere marionetas bailando sobre sus páginas sino verdades hechas de carne y hueso, de sangre y polvo y hasta de hierro como la  protagonista invisible que aplastará con su vuelo errático y contumaz la piel de los soñadores, la piel de los fantasmas, la piel de un estado abierto en canal sobre el que dejará caer miles de animales saprófagos.

Intensa e inquietante, hermosa y a ratos idílica es esta novela sin artificios que hará las delicias de quien quiera taparse los ojos con ella. 
IMPRESCINDIBLE
Sonia Fides