LA MALA SUERTE.MARTA ROBLES. ESPASA 424 PÁGINAS

October 17, 2018

LA MALA SUERTE.MARTA ROBLES. ESPASA 424 PÁGINAS
“El mirlo de todos los años ha vuelto a visitar mi casa
y todavía sigo aquí” 


Centrémonos en este verso de Roger Wolfe, para hablar de La mala suerte, la nueva y casi valleinclanesca novela de la siempre incisiva imaginación de Marta Robles.

LA MALA SUERTE.MARTA ROBLES. ESPASA 424 PÁGINAS

October 17, 2018

LA MALA SUERTE.MARTA ROBLES. ESPASA 424 PÁGINAS
“El mirlo de todos los años ha vuelto a visitar mi casa
y todavía sigo aquí” 


Centrémonos en este verso de Roger Wolfe, para hablar de La mala suerte, la nueva y casi valleinclanesca novela de la siempre incisiva imaginación de Marta Robles.

LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

October 16, 2018

LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

No siempre la destrucción tiene la generosidad de abrirle un sendero al futuro y eso lo sabe muy bien Fernanda Trías (Montevideo,1976) autora de la desconcertante, imprescindible y claustrofóbica novela La azotea. Y que paradójicamente otorga una libertad inusual a la protagonista de su novela al colocarla en una posición escasamente relatada en la literatura.

LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

October 16, 2018

LA AZOTEA. FERNANDA TRÍAS. TRÁNSITO EDITORIAL. 137 PÁGINAS

No siempre la destrucción tiene la generosidad de abrirle un sendero al futuro y eso lo sabe muy bien Fernanda Trías (Montevideo,1976) autora de la desconcertante, imprescindible y claustrofóbica novela La azotea. Y que paradójicamente otorga una libertad inusual a la protagonista de su novela al colocarla en una posición escasamente relatada en la literatura.

UN FIN DE SEMANA. PETER CAMERON. LIBROS DEL ASTEROIDE.243 PÁGINAS

September 23, 2018

UN FIN DE SEMANA. PETER CAMERON. LIBROS DEL ASTEROIDE.243 PÁGINAS
Los muertos son sin duda grandes arquitectos, pequeños magos de cuerpos ausentes que ponen el mundo boca abajo para desordenar las leyes de la física. Devotos alumnos de los versos de Shakespeare, hurgadores innatos e involuntarios de la rutina de los que se quedan.

UN FIN DE SEMANA. PETER CAMERON. LIBROS DEL ASTEROIDE.243 PÁGINAS

September 23, 2018

UN FIN DE SEMANA. PETER CAMERON. LIBROS DEL ASTEROIDE.243 PÁGINAS
Los muertos son sin duda grandes arquitectos, pequeños magos de cuerpos ausentes que ponen el mundo boca abajo para desordenar las leyes de la física. Devotos alumnos de los versos de Shakespeare, hurgadores innatos e involuntarios de la rutina de los que se quedan.

NEREA CAMPOS: VERSOS, LUCIDEZ Y SORORIDAD.

September 22, 2018

Domesticar
I’ve already told you my best ideas Manuela (band)

Un aleteo de conciencia
o de aviso:
esta historia es repetida.
Ese detalle pordiosero de la desmemoria
con el que te divierto de nuevo
con el mismo piar.
La ventaja temporal que da decir
“el otro día” sabiendo las dos la verdad:
que lo que ocurre a diario es
lo realmente interesante.

NEREA CAMPOS: VERSOS, LUCIDEZ Y SORORIDAD.

September 22, 2018

Domesticar
I’ve already told you my best ideas Manuela (band)

Un aleteo de conciencia
o de aviso:
esta historia es repetida.
Ese detalle pordiosero de la desmemoria
con el que te divierto de nuevo
con el mismo piar.
La ventaja temporal que da decir
“el otro día” sabiendo las dos la verdad:
que lo que ocurre a diario es
lo realmente interesante.

COMO SE MIRA A UNA ESTATUA QUE NO PODRÁ SALVARNOS

August 5, 2018

COMO SE MIRA A UNA ESTATUA QUE NO PODRÁ SALVARNOS
En la confusa guarida que es la tarde
un fruto prohibido no encuentra ni útero ni madre.
El aire es una mezcla de tiempos verbales
que raspa la carne,
que nos deja ciegos
como en aquellas tardes de tormenta 
en que la ropa mojada nos convertía en mujeres
cuando los ojos de los hombres mayores nos miraban.

COMO SE MIRA A UNA ESTATUA QUE NO PODRÁ SALVARNOS

August 5, 2018

COMO SE MIRA A UNA ESTATUA QUE NO PODRÁ SALVARNOS
En la confusa guarida que es la tarde
un fruto prohibido no encuentra ni útero ni madre.
El aire es una mezcla de tiempos verbales
que raspa la carne,
que nos deja ciegos
como en aquellas tardes de tormenta 
en que la ropa mojada nos convertía en mujeres
cuando los ojos de los hombres mayores nos miraban.